AQUILES TE TRAE CULTURA.

292

Un día como hoy del año 1965. El Coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó renuncia a su grado militar y se inscribe en el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), para cumplir con la Constitución y ser juramentado Presidente de la República.

Tras ingresar en la Marina de Guerra en 1949 y finalizar sus estudios navales en 1952, Francisco Alberto Caamaño Deñó realizó diversos cursos de capacitación en Estados Unidos y Panamá y también en su propio país. En 1960, con el rango de mayor, pasó a la Policía Nacional, donde fue designado jefe de adiestramiento y comandante de los «cascos blancos», un cuerpo de efectivos antimotines. Debido a un conflicto surgido con el jefe de la Policía, Caamaño fue destinado nuevamente al Ejército.

En 1964 se unió a la conspiración dirigida por el coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez, que aspiraba a derrocar el régimen de Reid Cabral y restaurar el orden constitucional. Al iniciarse la revuelta militar de abril de 1965, Francisco Caamaño emergió como héroe cuando hizo frente a los invasores norteamericanos que desembarcaron para proteger al gobierno. Caamaño contó con un gran respaldo popular y el apoyo del cuerpo de élite de la Marina denominado «Hombres Ranas», comandado por el también coronel Manuel Ramón Montes Arache.

Elegido presidente constitucional en mayo de 1965, Francisco Alberto Caamaño hubo de firmar en septiembre del mismo año el Acta de Reconciliación Dominicana, con la que finalizaba el enfrentamiento armado, y abandonó la presidencia en beneficio de Héctor García Godoy, quien, al frente de un gobierno provisional, preparó la cita electoral de 1966, en la que resultaría elegido Joaquín Balaguer. Caamaño salió del país como agregado militar en Londres, como marcharon otros militares constitucionalistas y del bando contrario hacia diversos destinos.

En 1967 abandonó el cargo diplomático y partió a Cuba para recibir entrenamiento guerrillero. En la isla organizó los llamados Comandos de Resistencia para combatir el régimen de Joaquín Balaguer, a quien consideraba heredero del dictador Rafael Leónidas Trujillo. El 3 febrero de 1973 desembarcó en playa Caracoles con un grupo de nueve hombres, en una expedición armada cuyo objetivo era derrocar el gobierno de Balaguer, que se había hecho en extremo impopular. El 16 de febrero de 1973 fue asesinado en Nizaíto, San José de Ocoa, junto a Heberto G. Lalane y Alfredo Pérez Vargas.